jueves, 25 de septiembre de 2014

Miel en las venas















Rasgarme, únicamente,
La piel para que broten palabras en forma de miel.
Dulces espasmos fragmentados
como el cristal de milano
de aquella tarde,
¿Te acuerdas? Yo tampoco

Porque me borraste las esquinas
con papel de fumar
Y marcaste, un poco más,
Las miradas de adiós a lo largo de la espalda.
Y me llegó a la columna,
Como si el humo de tu veneno sobrepasara mi piel.

Quedé paralizada, con miel en las venas.
Lágrimas aún más dulces y sangre espesa.
Así, dijiste, yo sería la medicina
Para tu garganta sin voz,  tus cuerdas vocales
Enredadas por las otras mujeres que te hacen cantar.

***
La sangre brota espesa, de estas venas enjauladas,
Que me hacen gritar en silencio,
Porque te he dado mi voz, para que tú cantes

Entre cuerdas vocales desgastadas.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Winter

Photo: Aneta Ivanova

Anoche me acosté bajo la sombra de un pájaro
en el precipicio del invierno.

Hacía frío y tenía calor.
Sobre la espalda se posaban copos 
rojos y plumas blancas.
Puede que al revés.
El caso es que hacía frío,
y sólo sentía calor, como un día horizontal.

Hoy me he levantado siendo invierno,
arrastrando plumas rojas, 
con manchas blancas.

Diminuta ave salvaje sobrevolando
las esquinas