miércoles, 9 de enero de 2013

Poemas oscuros II



Soy un espectro errante
que dormita bajo el manto estrellado de la angustia,
soy prisionera de mis sueños y delatora
de la más dulce verdad.

Deambulo sobre las pisadas de mis antecesores
escuchando sus susurros y apreciando sus tristes legados.
Las hojas marrones, casi moradas por el frío,
caen con gran peso sobre mis puntiagudos hombros,
mientras mis ojos surcan las calles en busca de todo lo perdido

Los pájaros  se acercan, apabullados, portando un aroma
similar al azahar.
Anuncian que un nuevo reino se acerca, mientras que
el Rey asoma deslumbrante por el horizonte

Soy un espectro errante, corrompido por
la mayor de las angustias.
Soy piel de deseo, dulce como la miel
y envenenada como la más roja de las manzanas.

Diurna como los seres oscuros, me arrodillo
ante el rey de las mañanas, aguardando desesperanzada
la llegada de la Dama gris.