lunes, 16 de julio de 2012

Aguas oscuras

Me sumergí en el agua oscura de la noche mientras esparcía pétalos y pétalos de amapolas, de los que un día habían sido parte de un amor. Naufragué de nenúfar en nenúfar, de corazón en corazón, alimentándome del áurea de sus almas y de las alegrías de sus -débiles- corazones. Arrastré millones de vidas conmigo que se ahogaban entre el murmullo de la noche, arañando las tierras por las que habían pasado -devastadas por mi arrogancia-
 Me ahogué, junto con ellas, convirtiéndonos en almas inertes y vacías[...]

 Fragmento de un próximo relato.